Orlando recuerda la masacre en el Pulse: “Los corazones y las mentes cambiaron”

Murales, letreros pintados a mano, pegatinas en las ventanas, cintas en las solapas, calcomanías en los coches de policía.#OrlandoStrong. You Matter. #OrlandoUnited. Love Wins. (Orlando Fuerte, Tú Importas, Orlando Unido, El amor gana).

Los mensajes con los colores del arco iris atraviesan incluso edificios enteros, como el Se7en Bites, el restaurante que Trina Gregory-Propst lleva con su esposa. Para ella, son símbolos agridulces de una comunidad que está cicatrizando.

Un año después, todavía es difícil hablar.

Y sin embargo, 12 meses después de que un hombre armado masacró a 49 personas en el Pulse, una discoteca gay, miembros de la comunidad LGBT de Orlando dicen sentirse queridos aquí como nunca antes.

A las donaciones de sangre y vigilias en los días y semanas después del tiroteo del 12 de junio de 2016, pronto les siguió una acción más duradera.

Las donaciones nutrieron un fondo creado por la ciudad para ayudar a las familias de las víctimas. En el momento en el que se cerró oficialmente el fondo OneOrlando, el 31 de marzo, había distribuido más de 30 millones de dólares.

Aunque los derechos de los homosexuales han sido un tema divisivo entre los republicanos de Florida, casi dos docenas de funcionarios del Partido Republicano en Florida Central firmaron una resolución el año pasado demandando leyes que prohíben la discriminación basada en la identidad de género u orientación sexual.

Cuando la alcaldesa del condado de Orange, Teresa Jacobs, dio a conocer la medida en una cena anual de recaudación de fondos del Partido Republicano, un mes después del tiroteo en el Pulse, ella recibió una ovación de pie.

“Estaba sorprendida por el apoyo… era simplemente increíble”, dijo Jacobs, quien ha sido cada vez más contundente en su apoyo a la comunidad LGBT de la ciudad. La alcaldesa dice que ha visto un cambio dramático en la actitud entre sus compañeros legisladores republicanos sobre los derechos de los homosexuales, y ella habla a menudo de la nueva “cultura de la compasión” de la ciudad.

CNN

Deja un comentario