Renzi: ayuda será prioridad

El gobierno italiano decretó ayer el estado de emergencia por el terremoto que afectó el pasado miércoles al centro del país y aprobó un primer paquete de ayudas por valor de 50 millones de euros, anunció el primer ministro, Matteo Renzi.

 “Tenemos que pensar en la reconstrucción, tenemos una obligación moral con las mujeres y hombres de esa comunidad”, dijo Renzi a propósito del siniestro y agregó que esta tarea de devolver la normalidad a las localidades afectadas por el sismo será una “prioridad del gobierno y del país”.

Mientras, la tierra siguió temblando ayer en el centro de Italia, donde más de 5,000 efectivos siguen excavando entre los escombros de los poblados arrasados por el fuerte sismo que ha dejado hasta el cierre de esta edición 250 muertos y 365 heridos.

El balance de muertos no deja de aumentar y pasó en cinco horas de 241 a 250, de los cuales 190 sólo son de la pequeña localidad de Amatrice, entre ellos, numerosos niños que pasaban vacaciones con los abuelos.

Según el más reciente informe de la Protección Civil, hay 365 heridos, entre ellos varios graves, los cuales han sido hospitalizados, mientras 215 personas han sido rescatadas vivas de los escombros. Ayer, por la tarde de Italia, se registró una réplica fuerte de 4.3 grados de magnitud que generó terror entre los bomberos que trabajan en el centro histórico de Amatrice, emblema de la devastación.

En una entrevista con el canal SkyTG24, el director de la agencia de Protección Civil, Fabrizio Curcio, dijo que el número de víctimas del terremoto podría ser “peor que el de L’Aquila”, en alusión a la ciudad italiana que en 2009 sufrió un sismo que dejó 309 muertos.

Según el portavoz de los bomberos de Amatrice, Carlo Cardinali, los trabajos de rescate son difíciles ya que las estructuras de las viviendas son antiguas y los edificios afectados pueden derrumbarse en cualquier momento.

Deja un comentario