Con manos vacías

Los manifestantes, integrantes de 50 organizaciones que sitiaron el palacio legislativo, se fueron, prácticamente con las manos vacías.

Después de trece horas fue liberado el edificio del Congreso de Jalisco; los manifestantes pedían diversas acciones que no les corresponde a los diputados locales, como la eliminación del presupuesto a los partidos políticos, la reducción de los sueldos de funcionarios de primer nivel, la abrogación del IEPS, y la celeridad en averiguaciones previas de la Fiscalía General.

Los diputados emprendieron acuerdos para hacer exhortos a las instancias correspondientes.

Juan Carlos Huerta Vázquez

Deja un comentario