Aplazan para el 21 de septiembre audiencia de Tomás Yarrington.

El Tribunal de Apelación de Florencia pospuso hoy al 21 de septiembre la audiencia sobre la extradición a Estados Unidos y México del exgobernador de Tamaulipas, Tomás Yarrington, acusado de narcotráfico y detenido en Italia.

El abogado de Yarrington, Luca Marafioti, explicó por teléfono a EFE que la corte decidió retrasar la vista para permitir a la Fiscalía examinar la extensa documentación aportada por la defensa en contra de la extradición del acusado.

El equipo defensor del exgobernador, requerido por la Justicia de México y de Estados Unidos, considera que ninguna de las peticiones de extradición respeta el principio de la doble incriminación.

Marafioti, para quien los elementos probatorios contra su cliente son “genéricos”, expresó su temor a que se vulneren los derechos humanos en el caso de Yarrington porque los delitos que se le achacan en Italia no prevén la cadena perpetua.

Por ello manifestó su temor de que, en el caso de una condena en Estados Unidos, se dé “el riesgo de una pena desproporcionada y la ausencia de cualquier principio educativo” o de reinserción.

Por otro lado, subrayó que este mismo riesgo podría darse en el proceso en su contra en México, donde además cuentan con “un sistema carcelario particularmente peligroso”, opinó.

Su defensa además ha solicitado a la corte permitir a Yarrington el arresto domiciliario, pues actualmente se encuentra internado en la prisión florentina de Sollicciano (centro de Italia).

En la vista de este martes, explicó el letrado, el exgobernador de Tamaulipas defendió su inocencia ante la corte y expresó su confianza en la Justicia de Italia, donde, dijo, cuenta con “la primera ocasión de defensa” para poder restituir su honor y el de su familia frente a lo que tildó de “acusaciones infundadas”

Denunció que en México sufre “una persecución penal que se vincula fuertemente con motivos electorales y políticos” y que el proceso en su contra no respeta sus derechos, por lo que ha presentado un recurso a la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

 

Deja un comentario