Primera audiencia de Duarte, sin trascendencias

El día de ayer en punto de las 13:00 horas, tiempo del centro de México se celebró la audiencia en el Tribunal Quinto de Sentencia Penal, Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente de Guatemala al ex gobernador de Veracruz Javier Duarte, detenido el pasado 15 de abril, la cual duró aproximadamente dos horas, donde se le explico el procedimiento de extradición.

Esto frente a sus abogados defensores, Ondina Portillo y Geovanni Patzand, dos guatemaltecos a los que nombró en la misma audiencia, el fiscal José Antonio Galdamez, leyó a detalle cómo, según la PGR, “Duarte creó un complejo esquema de operación para introducir recursos al sistema financiero mexicano y así otorgarles una apariencia de licitud”.

Al final de la sesión se le hizo saber a Duarte la posibilidad de “allanarse” a la extradición, para que su entrega se hiciera en no más de 10 días o impugnar y seguir un juicio que podría durar un año. Dijo que esperaría a la entrega de la solicitud formal del gobierno mexicano.

Ante esto Duarte decidió retrasar su extradición a México, pues se reservó su derecho a “allanarse” al procedimiento.

“No puedo allanarme, hasta que llegue la solicitud formal de extradición y sea evaluada por mi defensoría (…) No quiere decir que no lo vaya a hacer, sino que me reservo este derecho hasta que llegue la solicitud formal”, declaró Duarte durante su audiencia en un juzgado de Guatemala.

El Gobierno mexicano tiene 60 días para solicitar formalmente la extradición de Duarte, conforme al tratado que tiene el país con Guatemala.

En caso de que Duarte no se allane, en decir, no acepte ser extraditado, su traslado a México podría demorarse hasta un año. Y en caso de aceptarlo sería exprés y se llevaría sólo unos días con trámites burocráticos.

Con respuestas cortas, el señalado por la Auditoría Superior de la Federación de irregularidades en el manejo de los recursos federales por más de 34,057 millones de pesos de pesos durante su administración, se presentó como exfuncionario público y doctor en Economía.

Asimismo, declaró haber estado en Guatemala desde hacía seis meses atrás, es decir, el mismo tiempo que llevaba prófugo de la justicia mexicana. Negó tener propiedades en dicho país y dijo que su domicilio se ubicaba en la Calle 1, número 1925, fraccionamiento Alameda, Córdova, Veracruz en México.

En contraste, durante la audiencia los jueces mencionaron diversas propiedades que se le adjudican como una ubicada en la colonia Polanco y Lomas de Chapultepec de la Ciudad de México, así como un departamento de lujo en Boca del Río, Veracruz y parcelas en Campeche.

Además, se le leyeron las acusaciones en su contra que se basaban en los dichos de Llaneiros Rodríguez y Arturo Bermúdez, exsecretario de Seguridad Pública de Veracruz, y Alfonso Ortega López, un abogado ligado a Duarte.

También mencionaron que se le relaciona con cinco personas que fungieron como sus prestanombres quienes habrían realizado una serie de acciones para comprar ejidos con cargo al erario público.

El titular del Tribunal, Adán García, aclaró que las autoridades guatemaltecas no son las encargadas de juzgar los delitos de los que se le acusa en nuestro país, por lo que no tenía obligación de responder.

Al cierre de esta edición, la PGR informó que prepara la solicitud formal al gobierno de Guatemala, y el ex gobernador fue llevado de regreso al cuartel de Matamoros, donde permanece como reo de alta peligrosidad.

 

-Agencias

Deja un comentario